"Arrival" (La Llegada) de Denis Villenueve y la Ciencia ¿Ficción?

Tiempo de lectura: 5 mins

La melancolía como una expresión poética que nos traslada más allá del lenguaje y del tiempo, es la atmósfera elegida por el director canadiense Denis Villeneuve para recrear "Arrival" ("La Llegada"). Más que una película de ciencia ficción, una pieza maestra de nuestro tiempo que nos aporta la fundamentación teórica que muchos añoramos en "Interstellar" de Christopher Nolan. 

 

El director de Blade Runner 2049 y de la futura Dune, arriesga hasta el detalle en "La Llegada", haciéndose valer de un montaje excelente para transmitir a través de una obra de arte, un concepto que pocos integramos como paradigma: La flexibilidad del tiempo como fractal (A la vez estático y a la vez dinámico). Más adelante desarrollaré éste punto pues es precisamente aquí dónde se halla la falla del film.

 

La maestría de Denis Villenueve no sólo se limita al montaje lleno de ilusorios flashbacks para provocar esta anacronía; cada fotograma del film está tan cuidado por su Director de fotografía Bradford Youngque, que trasciende como si de un lienzo vivo se tratase; fotogramas mostrados en un tempo adagio pero constante, que nos mece hacia clímax diseminados por el metraje para mantener álgido el ritmo del film.

 

 

Ésta atmósfera se apoya en una banda sonora con predominancia del viento y la cuerda frotada, obra del compositor Jóhann Jóhannsson. Y que deja entrever, como la mayoría de los compositores de OSTs orquestadas de nuestro tiempo, una raíz musical propia del post-Romanticismo y su búsqueda de lo exótico, una influencia de Antonin Dvorak que sale a relucir en esa magnificencia que subrayan los puntos álgidos del film y en esos descansos que nos llevan a paisajes sonoros de tranquilidad y tensión, de un constante Pathos griego.

 

El mensaje del tiempo como una dimensión fractal, en la vanguardia de la física, se conjuga con un enfoque filológico llevado hasta la neurolingüística, dónde la importancia del lenguaje condiciona nuestra comprensión del entorno en su acepción más holística; y el aprendizaje de cada idioma nos abre una puerta nueva, nos abre la capacidad de entendimiento, nos reestructura la configuración del cerebro y sus zonas de actividad. Para todo ello el guionista de "Arrival" Eric Heisserer (basándose en el relato corto de Ted Chiang), desarrolla con ingenio toda una innovadora nomenclatura llena de neologismos, como los "ovogramas": complejos y originales ideogramas alienígenas que de nuevo, son auténticos monstruos geométricos (fractales) cuya escritura traspasa la bidimensionalidad para la transmisión del concepto que envuelve el mensaje.

 

 


"La llegada" cuenta con las actuaciones de Jeremy Renner y Forest Whitaker entre otros, pero el peso de la acción del largometraje recae sobre la sobria interpretación de Amy Adams, que interpreta a una lingüista, pero ante todo madre que acepta su destino, el más desgarrador que pueda vivir un ser humano como progenitor. Un destino que acepta por poder vivir con su hija amada pese a ser consciente de la tragedia. En el sentido más clásico del término, esto eleva al personaje a la categoría de heroína: Sacrifica su vida, su propia felicidad futura, por la experiencia plena del amor de una madre...

 

Es en este punto dónde el filme sufre una fractura, pues el concepto de un destino, o de un número limitado de ellos no calza, queda primitivo ante el paradigma de un tiempo fractal permanente, no lineal, que permite su expansión gracias a la física del fractal y su auto-reproducción continua en todas las direcciones del vector, hasta el infinito. Este precepto origina una infinidad de variantes dimensionales, un sin fin de posibilidades permanentes, que coexisten y son viables y que en un momento dado, permitirían a la lingüista escoger un plano dimensional dónde disfrutar por siempre de su familia gracias al dominio del tiempo y la posibilidad de influir en él, abriendo nuevos caminos, nuevas vías, de manera constante, cómo un efecto mariposa eterno. Desconozco si no han profundizado lo suficiente en el concepto que están difundiendo, o simplemente éste teorema quedó cojo con premeditación, en pro de una dramaturgia que consigue la empatía del espectador gracias (entre otras) al Pathos y la universalidad del personaje y su profundidad como heroína.

 

"Arrival" ("La Llegada") es una interesante apuesta de la productora Paramount (También de Lava Bear Films, 21 Laps Entertainment y de FilmNation Entertainment) por un cine de calidad más allá de la SciFi palomitera, dónde también tratan la sociología, mostrando a nuestra especie con dosis de acción y estupidez humana, pero también con dosis de inteligencia, empatía, investigación y perseverancia. El filme no te dejará indiferente, al igual que no lo ha hecho con la mayor parte de la crítica, recibiendo más de 11 premios durante 2016, entre los que se encuentran:

 

  • 2016: Premios Oscar: Mejores efectos sonoros. 8 nom., incl. a Mejor película
  • 2016: Globos de Oro: Nominada a mejor actriz drama (Adams) y banda sonora
  • 2016: Premios BAFTA: Mejor sonido. 9 nominaciones, incl. a Mejor película.
  • 2016: Festival de Venecia: Sección oficial largometrajes a concurso
  • 2016: National Board of Review (NBR): Mejores 10 películas del año, actriz (Adams)
  • 2016: American Film Institute (AFI): Top 10 - Mejores películas del año
  • 2016: Critics Choice Awards: Mejor guión adaptado y film ciencia ficción. 10 nom.
  • 2016: Sindicato de Productores (PGA): Nominada a Mejor película
  • 2016: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a mejor director/película
  • 2016: Sindicato de Guionistas (WGA): Mejor guión adaptado
  • 2016: Sindicato de Actores (SAG): Nominada a mejor actriz (Amy Adams)

 

Deja tu comentario ahí debajo, me interesa tu opinión y también puedes unirte a nosotros en las redes sociales.

 

 

Tráiler:

[ESP]

[ENG]