Entrevista a Daniel Leon Lacave por "La muñeca rota"

Tiempo de lectura: 12 mins

Entrevistamos a Daniel León Lacave, cineasta de origen canario (Gran Canaria – 1973) con motivo de sú último cortometraje, "La muñeca rota" una pieza grácil, detallada, que cautiva al espectador dónde quiera que éste esté sentado gracias a la universalidad con la que se aborda la temática. Un tema rudo; La explotación infantil. Un tema que gracias a la delicadeza con la que se filma perpetra el muro de protección occidental que nos mantiene aislados (aparentemente) de las afiladas uñas de una globalización deshumanizada. Pero antes, conozcamos un poco a su creador:

 

Daniel León Lacave ha estado vinculado siempre a diferentes disciplinas artísticas como el cómic y la poesía, y se adentra como creador en el mundo audiovisual en el año 2001 con una serie de cortometrajes amateur. El joven talento isleño no tardó en hacerse notar, ganando el premio al Mejor Cortometraje Canario en el Festival Internacional de Cine digital Festivalito de La Palma 2004 con su opera prima “Autorretrato”.

 

Desde entonces Daniel León Lacave, adscrito al movimiento Cine leve, demuestra una progresión cinematográfica estable en su calidad, con obras como “Los pechos de Paula” (2009), “Nadie” (2015) o “Amanecer” (2016) incluídos en el Catálogo Canarias en Corto de sus respectivos años. Sin embargo no es leve toda su obra, el palmense poseé en su haber dos cintas de larga duración: “Crónicas del desencanto” (2013) y “Los días vacíos” (2015).

 

El cine de Daniel León Lacave está marcado por un fuerte compromiso social y una total independencia creativa, que alcanza su punto álgido con “La Muñeca Rota” (2017), su último cortometraje.

 

 

Haciendo un breve repaso a tu filmografía, vemos que eres un director con dos largometrajes ya a tus espaldas: “Crónicas del desencanto” (2013) y “Los días vacíos” (2015). Normalmente, cuando los directores entran en el formato de larga duración se suelen olvidar del cortometraje… sin embargo tu parece que no dejas de coquetear, no dejas de lado (gracias a dios) el corto y nos recreas con joyas como “La muñeca rota”

 

Bueno. Sé que en muchos casos, para muchos realizadores, el cortometraje es un campo de experimentación y de preparación para el largometraje, pero al menos para mi, tienen el mismo valor artístico uno que otro.

 

Cuando afronté mis dos largometrajes lo hice desde la misma filosofía con la que abordo un cortometraje. Desde esta perspectiva todo se reduce a una simple cuestión de duración de tiempo. Si mi historia debe durar 90 minutos, durará 90 minutos, pero si debe durar 5 o 6, pues eso es lo que durará.

 

Depende únicamente de lo que uno quiera contar, sin que un formato sea superior al otro.

 

Como muchos de nuestros lectores cineastas, a día de hoy yo solo he hecho cortos y me intriga saber ¿Cómo es la experiencia de saltar de un formato a otro? ¿Son experiencias muy distantes?

 

Simplemente el esfuerzo es aparentemente mayor. Aunque no siempre es así. Yo he hecho cortos con espíritu de largos, y largos con espíritu de cortos. También es cierto que lo que exiges a tu equipo es mas que en un corto, por lo que la contraprestación debe ser también mayor.

 

“La muñeca rota” es una de esas piezas que demuestra que el cortometraje está lejos de ser un “arte menor”.

 

Sí. Eso creemos. Al menos ésa era la sensación mientras la rodábamos. Que teníamos en las manos un guión que, a pesar de su corta duración, contaba muchísimo y de forma muy profunda.

 

Hubo quien tras su preestreno nos dijo que se había quedado con ganas de que durara más, que la historia daba para un largo, pero yo no lo creo.

 

Se concibió como corto y creo que así, tal y como está, transmite lo que tiene que transmitir.

 

 

Me gustaría conocer el comienzo [Qué filosófico me ha quedado esto ¿Eh? (risas)] Cuál fue el punto de partida en el que dijiste: he de hablar sobre esto, sobre la explotación infantil.

 

Bueno. Si analizas mi filmografía anterior, siempre me interesó mucho el cine social. Tengo como referentes a Ken Loach, Costa Gavras o Pontecorvo.

 

Alguien definió mi cine en una ocasión como una constante radiografía social, y a pesar de que en ocasiones me he adentrado en otros géneros como el terror o la comedia, al final siempre vuelvo a lo social. Así que supongo que el hablar de la explotación infantil solo era cuestión de tiempo.

 

Curiosamente, el origen de la idea, mas bien la chispa que encendió todo esto, está en un reportaje que vi hace años sobre un taller textil en China, en el cual estaba la escena que después incluimos en el corto. La del empresario occidental brindando con champagne con el empresario oriental.

 

Aquello me tocó en aquel momento, y de ahí surgió el personaje interpretado por Esteban Calderín, el empresario occidental que viene a simbolizar la complicidad occidental en todo este sistema globalizado de explotación laboral.

 

Lo demás vino después. Pensé en los niños que estaban allí, trabajando mientras los dos empresarios brindaban con champagne, y la historia de la niña y la muñeca surgió sola.

 

¿Cómo fue el trabajo de documentación?¿Cómo fue la aproximación a ese mundo en apariencia tan lejano... pero tan cercano en realidad ¿Verdad? Porque quieras que no ese mundo que muestras podría decirse que se encuentra básicamente tras cada objeto “made in Asia” que tenemos en nuestros hogares…

 

Cierto. Parece que en Europa no queremos saber nada de esa realidad, pero estoy seguro que si cualquiera que nos esté leyendo ahora mismo mira a su alrededor, en su propia casa, mas de la mitad de los objetos y las ropas que pueda ver provienen de este sistema económico. ¿Deberíamos sentirnos culpables o cómplices? Eso se lo dejo a cada uno…

 

 

Háblanos de la localización porque... Tu eres de Gran Canaria, pero ¿Dónde realizaste el rodaje? ¿Te desplazaste… es todo rodado en plató? Por el apellido de la protagonista, intuyo que lo rodaste en Occidente o nada que ver ¿?

 

Lo rodamos todo en la isla de Gran Canaria, aunque parezca mentira. La verdad es que tuvimos muchísima suerte.

 

En primer lugar, la vivienda de la niña, la rodamos en un antiguo restaurante cerrado que ahora pertenece a la familia de un miembro de nuestro equipo, con lo cual dispusimos de todo el tiempo y la comodidad para atrezzarla correctamente. En este caso partimos de cero, y tuvimos que recrearlo desde fotografías, referencias cinematográficas de películas orientales y rastreos en la red.  La verdad es que en el guión no especificaba en que país sucedía la historia. “Un país asiático” me limité a escribir. Pero Yaiza Mederos y Estrella Santana, nuestras directoras de arte, vestuario y decoración me pidieron un referente. No es lo mismo una vivienda humilde china que una tailandesa, así que nos decantamos por China.

 

Y con la localización del taller tuvimos mas suerte todavía. En principio pensábamos en construirla de la nada. Buscar un local vacío y atrezzarlo todo, pero de pronto descubrimos que en la Escuela de artes y oficios de Las Palmas existía un aula de textiles, que era idéntica a las fotos que habíamos visto de talleres asiáticos. Así que sólo tuvimos que tapar los letreros en castellano y sustituirlos por otros en chino.

 
Vemos aquí otro efecto de la Globalización ¿Verdad? (risas)


Si, cierto no me había percatado.

 

Filmar Oriente en Occidente, sin duda el cine es mágia, ficción… y dudo que haya si quiera un espectador que se atreviera a decir que no está rodado en el gigante asiático. Háblanos del casting de selección de actrices ¿Tarea fácil?

 

Pues mira. Te puedo decir que este guión tiene ya más de nueve años desde que se escribió, y que nunca lo había podido acometer dada su dificultad, sobre todo en el terreno del casting. Necesitábamos una actriz profesional de 10 años y que además fuera asiática.

 

Pero un día descubrí en un cortometraje de un amigo a la actriz Yanai Cruz. Yanai es modelo infantil y , como habrás comprobado, una grandísima actriz, de origen chino. Y me dije que era ahora o nunca.

 

Y el resto del casting, si te soy sincero, a día de hoy aún no sé de donde demonios consiguió nuestro director de casting y nuestro jefe de producción Luis Alberto Serrano tantas niñas chinas. Creo que en su gran mayoría son niñas adoptadas a las que, si lees los créditos finales, se les conserva su nombre chino añadiéndole un nombre castellanizado, como medida de integración y adaptación.

 

También la luz influye en la credibilidad. El trabajo de Pablo García Gallego al mando de la dirección de fotografía es impecable, y hace creíble lo que estamos viendo.

 

Ponerse en la piel de una niña… ese proceso de identificación…

 

Desde la escritura del guión tuve claro que todo debía ser visto a través de la mirada y el punto de vista de la niña.

 

Por eso era un proyecto tan difícil, pero Yanai, a pesar de su corta de edad, supo transmitir todas las emociones contenidas de forma sutil.

 

El cortometraje es ella.

 

"La muñeca rota" tiene un tempo cinematográfico que induce a la reflexión. La soledad, la frialdad, esa tristeza que se esconde bajo la fachada de esplendor y diversión del capitalismo se ven reflejadas en escenas como la del almuerzo, cargada de simbolismos, como el bowl de arroz blanco sin aditivos.

 

Creo que el corto, a pesar de llevar un ritmo narrativo lento, no deja de enviar información constante al espectador.  Y esa escena de la comida familiar es un ejemplo claro. En ese ambiente de miseria y pobreza, la niña no tiene nada.

 

No hay cariño, no hay comunicación. Solo existe lo indispensable para seguir respirando. Cubrir la necesidad básica y primaria de comer mediante un plato de arroz. Todo lo demás que necesita una niña para vivir, la alegría, el cariño, sus juguetes, debe buscarlo por si misma.

 

Es triste, pero muy real.

 

Me hace pensar... que géneros como el cyberpunk no distan demasiado de la actualidad, no dejan de ser una metáfora grotesca de la realidad vigente. Durante el visionado del cortometraje llama poderosamente la atención la ausencia de banda sonora…

 

La ausencia de banda sonora, que para mi es un acierto, fue una cuestión accidental. Lo cierto es que el corto se concibió, se rodó y se editó para tener música.

 

Teníamos una banda sonora que no me terminaba de encajar, y ante la presión y las prisas por entrar en el Catálogo regional de Cortometrajes de Canarias, cuyo programa te garantiza una distribución internacional, optamos entre Daniel Mendoza, nuestro responsable de sonido, y yo por experimentar un diseño sonoro basado únicamente en ruidos, efectos y silencios.

 

Cuando lo vimos terminado nos dimos cuenta de que ese era el camino, que las maquinas de coser, la bofetada seca o la reprimenda de la madre ganaban fuerza narrativa si la despojabas de acompañamiento musical.

 

...y se muestra la crudeza de lo que estás contando sin veladuras, el tratamiento sonoro genera una atmósfera inmersiva además, que te identifica con lo que está sucediendo, con los personajes… Y no solo llama la atención la ausencia de Banda Sonora, también lo hace la ausencia de subtítulos…

 

Por eso te digo. También influyó muchísimo que nuestra pequeña protagonista supo trasmitir perfectamente todas las sensaciones. Quiero decir que cuanto mejor es la actriz, menos música necesita el drama.

 

Quizás con una actriz más floja hubiéramos tenido que reforzar la emoción con música, pero teníamos a Yanai, así que no hizo falta. Cualquier música emocional hubiera quedado redundante.

 

Y sobre los subtítulos, siempre lo tuvimos claro el productor Ángel Valiente y yo. No son necesarios. La trama se entiende perfectamente creo yo, y subtitular lo obvio hubiera desviado la atención del espectador.

 
Además la hace más universal, el mensaje está ahí y llega perfectamente... quizá hasta con mayor rotundidad ¿Qué recorrido está teniendo “La muñeca rota"? Acaba de estrenarse… o...

 

 

Hicimos un preestreno en Las Palmas en Diciembre, que fue un éxito. Y al entrar en el programa de Canarias en Corto pues se ha presentado junto a los otro seis trabajos seleccionados en una proyección en Tenerife y en breve hará lo mismo en Gran Canaria.

 

Y luego empezará su periplo por los festivales de todo el mundo. Esperemos que tenga suerte. Sabes que no sólo depende del propio producto sino de lo que se esté haciendo en otros lugares del mundo. A veces es muy complicado competir en determinados circuitos, y nosotros en Canarias sufrimos la lejanía, la fragmentación del territorio y muchos mas factores que hacen que sea mas difícil hacer cine aquí que en la península.

 

Sin embargo el cine canario está a un nivel envidiable por la mayor parte de las autonomías españolas e incluso de muchos países. Quizá debido también a los obstaculos a salvar y a la idiosincrasia internacional propia del archipiélago, es un cine nada provinciano. Estoy convencido de que "La Muñeca rota" será uno de los cortometrajes más galardonados del año y dada la calidad, no es descabellado que lo acabemos viendo en la gala de los Oscar o en el festival de Cannes.

 

Dios te oiga (sonríe). Eso es un sueño tan lejano... (Cannes, Venecia Dios mío) pero ojalá tenga la mayor repercusión posible. El equipo de rodaje se dejó la piel, todos, desde el primero al último, en este proyecto, y me encantaría que su trabajo se viera recompensado.

 

Seguro que sí. Agrada ver gente que comprende lo que es un equipo. Muchas gracias, Daniel León Lacave, ha sido un placer entrevistarte y tenerte entre nosotros. Bienvenido a la comunidad, bienvenido a Movie Doses.