EL HOMBRE DEL SACO: HALLOWEEN 1978

Tiempo de lectura: 2 mins

 

No es una noche cualquiera

Es una noche sin paz

Las chicas vuelven a casa

Preparando sus difraces de bruja

Reagan habla en la tele

mientras echan una peli de astronautas

Los chicos preparan las calabazas, y los niños los caramelos

Truco o trato

Encuentros nocturnos en los setos, lujuria banal y risas tras el viento

que se lleva el otoño en copas rosadas, en chorros gualda sobre fondo blanco

Laurie cuida de los pequeños, pero los pequeños ¿están a salvo?

¿Y el hombre del saco?

 

Se aman las parejas en camas improvisadas, se observan en los coches

juegan en las canchas, casitas de madera, porches de lana

platillos volantes, disfraces de hada

Laurie observa, al cazador furtivo

el hombre del hacha, el niño-cuchillo,

que ama a su hermana, que odia a las otras

que rompe los cuerpos, que arma las visceras

atraviesa cristales, atranca las puertas, invade escaleras, se oculta en armarios

los chicos no saben que alguien los observa, que sigue su danza, que inicia la  marcha

que otea su orgía, brotando la sangre, en cada rincón, respira con saña.

 

Los niños llaman a la puerta, la vecina asustada, los goznes que gritan, el blanco que calla.

en la tele dan una pelí en blanco y negro

hay demasiado silencio

no hay señales

no hay rastro

algo va a pasar

porque suena la música

la cara está palida

 todo está vacío

frio helado en la cocina

la tele se acaba

las calles oscuras

se llevan las hojas

y las serpentinas

la noche es  caliente

los chicos no duermen

¿y el hombre del saco?