UNE NOUVELLE AMIE: OZON Y LOS GÉNEROS

Tiempo de lectura: 4 mins

 

 

 

“Une nouvelle amie” de François Ozon es una de las mas brillantes y osadas comedias dramáticas que nos ha dado el cine francés reciente. Aunque hay demasiados elementos en el filme  para que, a pesar de su osadía argumental, traspase el terreno de la fábula mágica, la aventura interior, la sátira de costumbres, el melodrama romántico (la muerte y el duelo es capital en el filme) si se acerca a las nuevas ideas sobre los cuerpos y los dualismos de género es quizás para buscar en las tripas de la sociedad aparentemente "tolerante". Tal vez el problema es que Ozon, como ocurría en la más contundente y afilada  "Dans la maison" y ocurrirá en mayor medida en la exquisita “Frantz”  cuida demasiado su puesta en escena y pide a sus interpretes un más difícil todavía que deja de lado la audacia formal, que no falta en sus últimos filmes pero que parece haber perdido ese lado más oscuro, reivindicativo, fresco y turbulento  que, en esta ocasión, recupera únicamente en las  secuencias más perturbadoras del filme, cuando se acerca al onirismo y la fantasía. Ozon nos presenta un mundo burgués aparentemente impermeable a los cambios pero donde los pequeños desgarros son observados con ironía, humor caústico y devastadora inteligencia, aunque evitando la estridencia de "Sitcom" o la amplitud de la crítica social de "Dans la maison"(En la casa) o incluso "Jeunne et Jolie", donde acusa a instituciones, fariseos, educadores sociales o moralistas de forma indirecta a través del misterioso periplo de una joven que ejerce la prostitución en el deshumanizado París de nuestros días. Un realizador que, como a su manera, el más juvenil, desigual, inexperto y autoreferencial Xavier Dolan puede contar lo más salvaje o complejo de las relaciones humanas  sin despeinarse.

 

 

 

 

 

 

"Une nouvelle amie" es un filme escabroso pero contado con elegancia y situado en escenarios de encantadora comodidad dándole un final optimista  y con algunos giros argumentales no del todo verosímiles. Una historia de duelo, suplantación, travestismo, lesbianismo  reprimido, emociones sofocadas, recuerdos y confesiones corporales que harán las delicias de los amantes del cine gay-les-trans- inconformista pero que, a pesar de la inmensa interpretación de Roman Duris, no llega tan lejos como otros realizadores de su generación y desde luego aunque se muestra aparentemente mas valiente queda por debajo de los riesgos corridos por Xavi Dolan en  "Mommy", su mejor película, o, sobre todo, Bruce la Bruce en "Gerontophilia" incluso el tunecino Kediche en "La vida de Adèle",  y seguramente sea, a pesar de su ética libertaria en cuestión de sexos y géneros, la mas amable, agradable y cómoda de todas las citadas.

 

 

 

Más allá que en su meditada  puesta en escena, sus irreverentes guiños o en unos personajes bien trabajados pero algo previsibles el desafío de Ozon en "Une nouvelle amie" es ponerle un final feliz a una historia de pequeñas y no tan pequeñas transgresiones progresivas que pueden cristalizar en ansiedades imprecisas en torno a la diversidad sexual o las identidades de género.

 

El realizador no tiene vértigo a la hora de plantear y jugar sus cartas pero echamos de menos quizás, a pesar de un par gran sentido del ritmo y unas cuantas secuencias plenamente ozonianas -como lo son algunos de sus personajes- , la insolencia temática y narrativa de sus primeros trabajos, su lado escatológico y su garra ácida convertidos aquí en un formalmente prudente atrevimiento argumental. En definitiva y sobre todo en su resolución "Une nouvelle amie" (Una nueva amiga) es una película a la vez provocadora, insolente, lúdica, agridulce   y amable, perturbadora pero narrativamente más apacible y cómoda  que otros trabajos suyos recientes como la ácida “Dans la Maison”, la agónica “Le temps qui reste”  o la desconcertante “El refugio” situandose, a pesar de sus pinceladas de drama con mayúsculas, en el terreno más lúdico de sus comedias de enredo.

 

 

Estamos a ante un filme sobre la explosión de los géneros, la recuperación del objeto amoroso, el lesbianismo y el travestismo  tratada de forma dulce, inteligente  y no belicosa, apuntando elementos oscuros, incisivos o renovadores pero sin profundizar demasiado en ellos.